Multimedia

Fotografías Antiguas del Monumento a la Batalla de Salta - Iconoteca del Archivo Histórico de la Provincia

 


 

 Plano de la Batalla


 plano con referencias

El Ejército del Norte, que ha partido desde Tucumán hacia Salta, está pronto a llegar. El Gral. Pío Tristán dispone el grueso de sus tropas en la entrada de la ciudad, fortificando el Portezuelo.
El Capitán Apolinario Saravia advierte al Gral. Belgrano y conduce al Ejercito del Norte por un camino estratégico para ingresar a la ciudad, por la quebrada de Chachapoyas.
El Ejército de Belgrano llega a la Hacienda de Castañares, donde acampan y se preparan para el combate.
Al observar esto, el Gral. Tristán, desde el balcón de la casa de Aguirre, (actual Banco Nación) dispone el cambio de posición de sus tropas y lo sitúa al norte de la actual Avenida Belgrano (por donde corría el Tagarete de Tineo), desde el Cerro San Bernardo hasta las Lomas de Medeiros.
El Marqués de Yavi y otros oficiales de Pío Tristán se reúnen en la casa de Hernández (actual Museo de la Ciudad), y acuerdan huir durante la batalla hacia la casa de doña Juana Moro de López (actual calle España al 700), para unirse a la causa patriota.
El Ejército del Gral. Belgrano ataca a los realistas, librándose el combate en el rectángulo comprendido entre el Cerro San Bernardo, las Lomas de Medeiros, la actual calle Aniceto Latorre y la actual Avenida Belgrano.
Gauchos y paisanos capitaneados por doña Martina Silva de Gurruchaga, ingresan desde las Lomas de Medeiros dando la impresión al ejército de Pío Tristán que se trata de un regimiento que refuerza al del Gral. Belgrano.
El ala derecha del Ejército del Norte se apodera del antiguo Templo de la Merced, donde el Coronel Superí agita su poncho en señal de victoria. Pronto el general Manuel Belgrano define la batalla a su favor.
Las fuerzas realistas abandonan el campo de batalla y se refugian en la Catedral (Iglesia Matriz, ubicada en la actual esquina de Caseros y Mitre), y tras tres horas y media de combate, el General Pío Tristán se rinde bajo juramento, con la condición de que los integrantes de su ejército queden en libertad, comprometiéndose a no volver a tomar las armas en contra de la patria.
El Ejército del Norte, que acampa en el actual Colegio Belgrano, espera al ejército realista, enarbolando la enseña que días antes flameara por primera vez como símbolo patrio a orillas del río Pasaje.
Las fuerzas vencidas dan cumplimiento a la capitulación entregando sus armas y prestando el juramento convenido. El Gral. Manuel Belgrano abraza al Gral. Pío Tristán, y entra triunfante en la ciudad al frente de su Ejército, rodeado y aclamado por el pueblo salteño.

VIDEOS

Canal Encuentro
Programa Batallas de la libertad

Sinopsis: El triunfo de Belgrano en Salta selló la frontera en la quebrada de Humahuaca. Los realistas nunca más pudieron avanzar hacia el sur. Ese día, por primera vez, se elevó en combate, sin autorización del Gobierno central, la bandera celeste y blanca.